Make your own free website on Tripod.com

logojpip001.jpg

Rubén Berríos Martínez
~Entrada~
~Galerías de Fotos~
~Independencia~
~Noticias~
~Envía tus comentarios~
~Ambiente y Reciclaje ~
~Joven únete~
~Cultura~
~Poesía a la Patria~
~Encantos de Puerto Rico~
Artículos y ponencias
~Enlaces~
~Contáctenos~
Próceres

Rubén Berríos Martínez

Rubén Berríos Martínez, Presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, nació en Aibonito. Recibió su Bachillerato en Administración y Economía en la Universidad de Georgetown, su LL.B y la Maestría en Derecho en la Universidad de Yale, y su postgrado en la Universidad de Oxford.

En el 1971 dirige la lucha de su Partido contra la presencia de la Marina estadounidense en Culebra. Por sus actos de desobediencia civil pacífica en la playa de Flamenco, fue condenado junto a otros compañeros a cumplir tres meses de cárcel. Como consecuencia de su encarcelamiento, la Universidad de Puerto Rico lo expulsa de su cátedra en la Escuela de Derecho, en la cual es restituido 4 años después por decisión del Tribunal Supremo.

En el 1972 es electo senador por primera ocasión. Regresa a la Asamblea Legislativa en el 1984, el 1992 y el 1996. Como legislador, presentó proyectos a favor de la Reforma Universitaria, de la sindicación de empleados públicos, de la protección del ambiente, de los derechos de la mujer y en contra del militarismo, entre otros.

El Lcdo. Berríos es miembro fundador y Vicepresidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL), miembro del Consejo Ejecutivo de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos y Presidente Honorario de la Internacional Socialista.

Ha publicado los libros La Independencia de Puerto Rico: Razón y Lucha, Puerto Rico: Nacionalidad y Plebiscito y Hacia el Socialismo Puertorriqueño, además de artículos en varias publicaciones de prestigio internacional, como Foreign Affairs. En el 2005 se publicó “Un mapa para la ruta”, un libro editado por Pablo Marcial Ortiz que recoge documentos, personales, inéditos, escritos por Rubén, además de cartas, discursos y ensayos.

Tras la muerte de un civil, víctima de una bomba disparada durante maniobras de la Marina de Guerra en Vieques, el Lcdo. Berríos Martínez incursionó el 8 de mayo de 1999 en la zona de tiro, en el área este de la isla municipio. Allí -en el campamento bautizado Gilberto Concepción de Gracia, en honor al fundador del PIP- permaneció Rubén durante 362 días de forma ininterrumpida. Por más de seis meses su hogar fue una casa de campaña, sustituida luego por una pequeña estructura de madera, y no abandonó la playa ni durante las tormentas que en varias ocasiones arrasaron el campamento ni cuando su salud se vio severamente afectada.

El 4 de mayo de 2000 alguaciles federales y efectivos de la Marina procedieron al desalojo de Berríos y de cientos de puertorriqueños de los campamentos establecidos en la zona restringida. Berríos proclamó entonces la victoria de la fuerza moral de la desobediencia civil ante la fuerza mortal de la Marina de Guerra: “Ayer fue Lares, hoy es Vieques, mañana Puerto Rico”.

Cinco días más tarde (el 9 de mayo), por segunda ocasión, Rubén ingresó nuevamente al campo de tiro, y en esta ocasión fue juzgado por el tribunal federal. Al igual que en Culebra, 30 años atrás, no reconoció la jurisdicción del foro judicial norteamericano en Puerto Rico, y no presentó defensa alguna. Días más tarde, hizo público su padecimiento de cáncer, contraído durante su permanencia en el campo de tiro. Recuperado de su operación, inició su campaña como candidato a la gobernación por el Partido Independentista Puertorriqueño para las elecciones de 2000.

Luego de las elecciones (dando un mentís a los que alegaban razones electorales para la militancia del PIP en Vieques) y ante la continuación de los bombardeos de la Marina, Berríos anunció su intención de entrar por tercera vez a la zona prohibida. Por cinco días permaneció a la intemperie en el área de tiro, antes de ser arrestado junto a los cinco militantes del PIP que lo acompañaban. Las cámaras de televisión captaron la brutalidad con que los efectivos de la Marina realizaron el arresto, en contraste con la actitud serena de los arrestados.

El inmenso apoyo a la causa de la paz para Vieques -su persistencia aun tras los claros abusos judiciales, los arrestos atropellantes, la continuas muestras de arrogancia de la Marina- se resumen en la declaración de Rubén al momento de este segundo arresto y cuando pedía calma a los arrestados ante el atropello físico: “Este es otro Puerto Rico”. En esta ocasión, convicto por tercera vez en su vida por el tribunal norteamericano en Puerto Rico por violar la ley del imperio y cumplir la ley de la patria, Rubén fue sentenciado a cuatro meses de cárcel y liberado el 30 de agosto de 2001, tras cumplir la sentencia impuesta.

Al salir de prisión y en presencia de otros líderes de la lucha como doña Lolita Lebrón, Ismael Guadalupe y el Revdo. Al Sharpton, pronunció el importante discurso “Nosotros Todos”. El mismo describió las condiciones del consenso que, según la visión de Rubén, fueron fundamentales en el éxito de la salida de la Marina de Vieques y, por tanto, debían regir también la lucha para resolver el problema de la relación colonial de Puerto Rico con Estados Unidos. Se resumen en la afirmación de que “cada cual, sin dejar de ser lo que es” puede y debe aportar y participar en los esfuerzos por la descolonización de Puerto Rico.

Fue premiado con la Medalla de Honor del Ateneo Puertorriqueño el 19 de octubre de 2001. En esa ocasión amplió y explicó con detalles su invitación al trabajo de consenso, “nosotros, todos”.

En la reorganización del Partido realizada a principios de 2001, Rubén fue electo nuevamente Presidente en una histórica asamblea que, además, puso a un grupo de jóvenes dinámicos y comprometidos en altos puestos directivos de la colectividad. Decidió encargarse de atender dos temas, el status y Vieques, y delegó en el Presidente Ejecutivo y en el grupo de jóvenes la responsabilidad del trabajo cotidiano, así como la atención pública de otros asuntos, propiciando el desarrollo y capacitación de estos.

La Asamblea General del PIP, celebrada en Guayama en julio de 2003 lo eligió por unanimidad como candidato a Gobernador para las elecciones de 2004. Realizó una campaña muy dinámica en el que visitó los 78 municipios de la Isla en más de una ocasión y saludó, casa por casa, a miles de puertorriqueños de todos los partidos y de todas las ideologías.

Si bien los resultados de las elecciones de 2004 no se acercaron a lo esperado, sirvieron para demostrar el temple, el carácter y la firmeza de las convicciones de este líder de la independencia a quien muchos colocan a la altura de los grandes libertadores.

Tomado de www.independencia.net

~VOLVER A PROCERES Y BIOGRAFIAS~

~VOLVER AL INICIO~